martes, 1 de septiembre de 2015

Después de tí


Eran casi las doce de la noche y el sueño no llegaba a mis ojos, los cerraba , apretaba pero era imposible conciliar el sueño, solo habían pasado tres días desde que te dije el último adiós , mi mente solo veía tus ojos fijos en los míos sin pronunciar palabra , vi como aparecían tus primeras lágrimas .

Recuerdo que al verlas cogí tu cara y entre mis manos solo pude pronunciar tú nombre ..ese que me era prohibido decir en alto pero en esta ocasión me salte las normas y como un susurro salio de mis labios para calmarte y decir que el adiós era necesario , pero el amor seguiría estando dentro mí, entre mis entrañas , y como no, mi corazón ese que un día tocaste con tan delicada mano , ese será hasta el infinito tuyo , solo yo sabré lo que te ame , y te amo , es un amor que no tiene nombre , no tiene reglas , no tiene tiempo, pero si tiene cariño, compresión, dulzura , y como no una dosis de pasión sin limites que es controlada día a día , y cuando la desatamos es como estar en una verbena los fuegos artificiales salen por doquier , e inundan el firmamento y allí arriba se escriben tu nombre y el mio , donde solo tú y yo podemos visualizarlos.

Quizás , halla personas tan felices en su relación de enamorados , pero lo nuestro es algo que solo pasa como el cometa Halley una vez en la vida.

Así era como comenzaba el libro que tenía entre mis manos , cuando tú llegaste y sin darme cuenta, me besaste en el cuello tan sutilmente que se me erizo el vello , con tus labios me saboreaste todo el cuello y con tus incisivos mordisqueaste el lóbulo de mi oreja... ummmmmm sigue te dije , no pares ahora ,con la más delicada de las maneras , coloque el separador de hojas y cerré mi libro.

Me gusta cuando me sorprendes de esta manera , sin decir nada , solo actuando como un felino sin ruido alguno solo tu respiración y el jadeo de ver como se va acelerando tu corazón.

Mis manos se pusieron a jugar con tu pelo , acariciar tu espalda y a susurrarte que tenía muchas ganas de ti, eso sabia que te excitaba y era lo que pretendía , ponerte al borde de éxtasis , necesitaba sentirte de nuevo , sentir a ese hombre que me volvía loca de placer ,cada vez que nos poseíamos.

Como dos animales en celo , esa noche nos embriagamos de sexo , placer y deseo , todo iba en un mismo cuerpo , porque aunque eramos dos en esos momentos solo eramos uno , el amor era el otro cuerpo invisible pero latente , cada beso , cada embestida , cada caricia era un sorbo de placer, el sudor nos invadió y navegamos junto con él .

Cuando juntos gemimos , jadeamos y nos dimos todo lo que llevábamos dentro, es cuando sentí arder dentro de mi la semilla que dejaste , que me inundo de tu esencia , junto con la mía se fundió y la explosión del volcán fue como el enterramiento de Pompeya  mis uñas quedaron clavadas de tu piel y mi boca se sacio de la tuya mis gemidos eran  tan exultantes que en un descuido  me aferre a ti y mis dientes se clavaron en tus labios para después más tranquilamente besarlos , acariciarlos y decirte muy suave te amo ... gracias por hacerme sentir mujer dentro de ti.

Quedamos relajados , exaustos pero felices , siempre era así , tu cabeza en mi regazo cerrados tus ojos y con un suave respirar, eras el reflejo de la felicidad ...

Abrí de nuevo el libro y solo me dio tiempo a leer dos párrafos , ellos decían ...
Después de ti no abra nada... por que tú eres lo que yo siempre soñaba.
Gracias , por entrar en mi vida aunque solo halla sido un paseo , paseo interminable de dos almas errantes.

Campirela_



1 comentario: