jueves, 19 de noviembre de 2015

Sensualidad



Era la tercera cita que tenía con él, en la primera solo fueron unas copas y miradas, en la segunda  al despedirse de mí  me rozo sus labios sin previo aviso , cuando se alejo toda mi piel se erizo y no supe reaccionar.
Hoy es la tercera cita y no se que  va ha pasar, hemos quedado para cenar  ya en el restaurante su mirada no la puedo sostener, sus ojos fijos en mí , de una forma tan sensual que solo mirarme me siento desnuda ante él.

        Los silencios van y vienen esto nunca me paso ... tal vez fuera por miedo , por temor a conocer demasiadas cosas de él .
La noche pasaba y con ella nuestra timidez cada vez nuestra conversación era más fluida y las miradas eran más cálidas , en ellas sentía  no solo deseo sino también  placer.


      Mi mente no paraba de sentir sensaciones a cada palabra que salia de sus apetitosos labios , era como sentir que entrabas en mí, en ese momento me di cuenta que la pasión empieza por la mirada , esa mirada de no ver nada pero sentir todo.

      La cena estaba llegando a su fin , y fue en ese instante cuando tú mirada más profunda no pude sostener y cerrando mis ojos te imagine como tú mano rozaba mi piel, era como si tus sentimientos quisieras meterlos en mi , para que con ellos hiciera la locura que ninguno de los dos nos atreviésemos a decir , nuestras bocas estaban selladas , nuestros cuerpos temblaban y por supuesto nuestras mentes ardían como arde la llama de la vida.

    Salimos del restaurante , tú me cogiste de la mano yo me acurruque a ti, sentir tu olor fue la sensación más placentera que imagine , era tener una parte de ti en mi poder , saborear lo que tanto deseaba, nos miramos nos besamos y sabíamos lo que vendría después..

   Mi cita contigo llegaba a su fin,  esta vez fue lo que ambos desde la primera vez sabíamos que ocurriría , pero nos dimos nuestro tiempo , ese que hace que hierba la sangre y se congele la piel, que fluya el deseo , que la pasión se derroche , que el tiempo no se detenga , que todo sea magia , e ilusión , es cuando los dos sabemos que no hace falta hacer el amor para  incendiar la mente y cuerpo de una mujer .

Campirela_

2 comentarios:

  1. Bravo Campirelita! Esa sensación de que la sangre queme y la piel se congele, qué sensación! Muy cierto es que para incendiar a una mujer basta con un simple abrazo, por, mirada...fue una tercera cita ideal, no crees? Un besini y feliz viernes!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias de todo corazón cielo , es muy gratificante leer tus comentarios y más cuando vienen de perdonas como tú que tiene las letras a flor de piel ... te deseo un bonito fin de semana y te veo en tu lindo blog muakkkkkkkkkkkk muakkkkkk

    ResponderEliminar