miércoles, 14 de septiembre de 2016

El Cinturón



Hoy me puse el cinturón que me regalaste aquella extraña tarde , ese día no imagine el placer que sentiría  al rozar mi piel con él.
Me invadió la idea de un cinturón de castidad , no se por qué note que al decírtelo tu excitación fue brutal, tu verga subió más halla de tu ombligo , en tu cara vi un brillo especial y tú boca me decía hazme  sentir el placer que me lleve al lugar de donde no quiera regresar.

Esa noche jugamos  a darnos placer ,nuestros cinturones eran nuestros guías , el tuyo de brillantes , frío al contacto con tu piel erizaba ese clítoris  que derramaba tus fluidos llenos de esencia , era vida que derrochabas y dejas caer por tus piernas hasta llegar al suelo , allí tu aroma llenaba la instancia en la que los dos gemíamos de placer.

Cuando te diste por colmada de sexo , me dejaste derrotado , fue entonces cuando de tu mano , vi como el cinturón hacia llaga sobre mi paquete, mi sexo estaba agotado , lo cogiste entre tus manos y dándole un exquisito toque , hiciste que volviera a nacer.
Envuelto en cuero fuiste encajando las piezas una por una son tres...y cerrando con llave el candado pusiste la llave entre tus labios ardientes .

Solo me dijiste " si te portas bien quizás te liberaré"
Mientras un ronroneo fue nuestra despedida de un juego  sensual , que repetiríamos  cualquier otro día.

Campirela_

2 comentarios:

  1. Sencillamente excitante , con tan pocas letras haces que se encienda la llama del deseo ...un saludo Campirela_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar , cierto es que a veces el placer es obrar y hacer un saludo.

      Eliminar