jueves, 30 de junio de 2016

Instante


                 

Vestidos estábamos para salir 
cuando mi mano rozo tu muslo
de espaldas a ti mi cuerpo se convulsiono
todo era hermoso ,
 hasta el aliento que desprendías ,
 era el aroma más ardiente 
que el volcán que entre mis piernas yo tenía.

Como un mago me ofreciste una flor ,
 y sus pétalos al sentir nuestros suspiros 
desprendiéndose flotaban entre los dos.

Nos miramos , nos besamos y comprendimos
 que en ese instante nuestra calidez 
nos llevaría a poseernos
 con nuestra mente amarnos como siempre.

Campirela_